Opinión

Cómo prevenir intoxicaciones por monóxido de carbono

Mantener los artefactos a gas controlados por un gasista matriculado. Ventilar ambientes calefaccionados.
martes, 16 de junio de 2020 · 09:20

Ante la llegada de las bajas temperaturas en la región y el incremento del uso de calefactores, estufas o braceros se hace necesario verificar que estén en óptimas condiciones para evitar intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono.

El monóxido de carbono es un tipo de gas venenoso, sin color ni olor, que se produce por la combustión incompleta del carbono presente ya sea en leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gasoil y nafta, y que afecta a la salud porque al inhalarlo provoca que se reemplace el oxígeno en el torrente sanguíneo. Esto puede generar afecciones en el corazón, el cerebro e incluso provocar la muerte.

Por eso, es recomendable verificar el estado de los artefactos, conductos de evacuación de gases y rejillas de ventilación antes de ponerlos en funcionamiento con gasistas matriculados. Desde Camuzzi recomiendan que se les exija a los gasistas la matrícula aprobada por ellos para poder trabajar en los domicilios particulares ya sea en la modificación o instalación de gas.

Otras de las recomendaciones a tener en cuenta para advertir si algo no anda bien en los artefactos es que la llama del quemador no sea de color azul con los extremos transparentes sino que se presente amarilla o anaranjada.

En esos casos se debe llamar inmediatamente a un gasista matriculado. Al igual que al encender la llama no debería quedar una parte apagada o demorar excesivamente en encenderse totalmente.

Un dato que no es menor, sobre todo en viejas edificaciones, es contar con rejillas de ventilación porque los calefactores necesitan oxígeno del ambiente para producir una combustión eficiente y segura.

Y, sobre todo ante esta situación de distanciamiento social, provisorio y obligatorio (DSPO) por la pandemia de coronavirus, también se aconseja mantener los ambientes ventilados para garantizar la circulación de aire.

Desde el Ministerio de Salud señalaron que, ante la situación epidemiológica actual, no sólo se debe mantener una ventilación permanente, sino recordar que las hornallas y el horno o deben ser utilizados para calefaccionar el hogar.

En el caso de que no tengan otra alternativa que emplear estufas y braseros, bajo ninguna razón se debe arrojar al fuego ningún tipo de plástico, goma o metales y deberán apagarlos para dormir.

Síntomas

Los síntomas de intoxicación pueden ser: dolor de cabeza, mareos, visión borrosa, zumbidos en los oídos, dificultad para concentrarse, convulsiones, desmayo, dolor de pecho, falta de aire, dificultad para respirar, náuseas, vómitos, dolor abdominal, debilidad y/o dolor muscular, llanto constante, rechazo del alimento, succión débil (niños y lactantes), entre otros.

Ante la sospecha de intoxicación, es importante retirar rápido a la persona hacia un lugar ventilado, abrir puertas y ventanas, llamar de inmediato al 107.

 

Valorar noticia

Comentarios