Economia:

Pesos vs precios

La depreciación del peso frente al dólar es permanente y no parece haber, hasta el momento, plan para corregir la tendencia por parte del Gobierno. 1 peso equivale a USD 0,005 con una cotización en el mercado paralelo de $190 y con una brecha cambiaria récord del 140% - Por Damián Di Pace - Infobae
viernes, 23 de octubre de 2020 · 09:48

Los precios comienzan a evolucionar a un ritmo superior al que veíamos en el medio de la cuarentena estricta en pandemia. El regreso paulatino a la actividad de sectores y rubros de la economía que estaban parados traen en su vuelta actualización de su listado de precios.

El Banco Central de la República Argentina emite moneda en forma récord para financiar el déficit fiscal que ya supera en un 75% toda la emisión realizada en 2019. La velocidad de circulación del peso comienza a acelerarse en el mercado interno. Por su parte, esos excedentes de pesos que no encuentran refugio para el atesoramiento en dólares en el mercado cambiario oficial más el impuesto país y la percepción del 35% de impuesto a las ganancias llevan a una brecha respecto de las cotizaciones el mercado paralelo superior al 140% en forma récord.

Precios Máximos, Precios Cuidados, Precios Congelados (luz, agua, gas, telefonía fija, celular, cable) y Precios Cerrados (hotel, abono en gimnasio, alquiler de salón de fiestas, entrada a centro de entretenimiento, entre otros que no tienen precio de referencia por no estar permitida su actividad), ponen un techo a la inflación.

Los alimentos entre marzo y septiembre, de acuerdo al IPC, se incrementaron un 14 por ciento. Según un informe del Ieral Fundación Mediterránea, los productos con precios máximos lo hicieron sólo un 3%, guarismo que llegaría a 7% si se incorporan las últimas autorizaciones. Los precios máximos pierden terreno frente a la evolución de costos. Comparado con el tipo de cambio oficial, los precios máximos perdieron 13,5 puntos porcentuales desde marzo y 38,9 puntos versus el dólar libre. Con respecto a los precios mayoristas, industriales y agropecuarios, el rezago es de entre 6,9 y 8 puntos porcentuales. Para ver como ascienden los precios en la inflación núcleo por fuera de los regulados y los estacionales se mueven al 38,8% en forma interanual. Los regulados lo hacen al 20,6% en el mismo período. Evidentemente, hay diferentes temperaturas inflacionarias.

 

De acuerdo a un relevamiento de Focus Market vía Scanntech (lector de código en 670 puntos de venta en todo el país) la canasta básica alimentaria es la que mayor variación de precios presente en el acumulado del año de enero a septiembre 2020 con un aumento del 24,2 por ciento. Estos comercios minoristas y autoservicios representan el 70% del mercado donde no hay precios cuidados ni precios máximos, sólo presentes en grandes cadenas de supermercados.

 

A este escenario se le suma el inconveniente de producir en pandemia donde en muchos casos hay personal de riesgo que no volvió a planta desde marzo 2020, otros que debieron ser aislados limitando el factor de producción del trabajo, se debieron hacer inversiones para implementar los protocolos de seguridad Covid-19, la evolución del tipo de cambio mayorista, la suba de costos de distribución al incrementarse la nafta y el gasoil y la limitación en la cadena de suministro en cuanto a la reposición de materias primas e insumos en este escenario. La inflación reprimida puede llevar a faltantes de bienes intermedios y finales. La inflación futura tiene por delante mayor emisión de pesos, evolución del tipo de cambio oficial mayorista, inflación de costos reprimidos, descongelamiento de tarifas, evolución del salario y un menor ritmo del incremento de la producción de bienes frente al escenario prepandemia.

El peso no para de perder valor y poder adquisitivo para el consumidor. La depreciación del peso frente al dólar se encuentra en un nivel récord en los mercados paralelos del dólar MEP, CCL y Blue con brecha récord superiores al 120% respecto del dólar ahorro oficial al cual no se puede acceder salvo en su versión limitada de dólar “solidario” que involucra el impuesto PAIS más la percepción del 35% de impuesto a las ganancias. La fuerte restricción y límites de acceso a este dólar como medio de ahorro se desplazan a los dólares paralelos sumándole mayor presión a la suba. El riesgo es subestimado: si aquellos que hoy ahorran en pesos en los bancos comienzan a evaluar que la compra de los dólares paralelos les otorga un mayor rendimiento mensual que la tasa de interés en pesos, las brechas podrían dispararse sin límite.

La depreciación del peso frente al dólar es permanente y no parece haber, hasta el momento, plan para corregir la tendencia por parte del Gobierno. Sin embargo, el déficit fiscal crónico y la emisión monetaria para asistir la diferencia entre los ingresos y el gasto público fueron llevando a una pérdida de valor del peso argentino en forma gradual, sostenida y récord. Ningún ministro de Economía de los últimos 3 gobiernos logró resolver y encaminar esta distorsión.

Si en lugar de tomar el precio del dólar frente al peso en el mercado cambiario paralelo tomamos el precio del peso frente al dólar vemos la destrucción de valor de nuestra moneda nacional año tras año, independientemente del partido de gobierno nacional y del ministro de Economía involucrado en la gestión.

En el año 2015, cuando Axel Kicillof era el ministro durante el último año del segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, 1 peso equivalía a USD 0,06 en un contexto donde el dólar en el mercado paralelo “blue” cotizaba a $16,03 frente a $9,57 el dólar oficial en octubre de ese año.

En el año 2016, ante la asunción de Mauricio Macri como presidente y la gestión de Alfonso Prat Gay, como ministro, 1 peso equivalía a USD 0,06 también tomando como cotización el mercado paralelo del dólar a $15,58, frente a $15,43 del dólar oficial en octubre de ese año, sin brechas ya entre el dólar oficial y el paralelo.

En el año 2017, ya Nicolás Dujovne en el Palacio de Hacienda, 1 peso equivalía a USD 0,056 tomando como cotización el mercado paralelo del dólar a $18,07, frente a $17,78 el dólar oficial en octubre de ese año. En el año 2018, con la misma gestión, 1 peso era igual a USD 0,026 cuando la cotización en el mercado paralelo del dólar era de $37,30 frente al dólar oficial a 37,19 pesos.

En octubre 2019, con Hernán Lacunza como ministro, 1 peso equivalía a USD 0,016 tomando como cotización el mercado paralelo del dólar a $67,25 frente al dólar oficial a 62,84 pesos.

Ahora, con Martín Guzmán como cabeza económica de Alberto Fernández, 1 peso equivale a USD 0,005 con una cotización en el mercado paralelo de $190 y un dólar oficial de $83 y con una brecha cambiaria récord del 140 por ciento.

El autor es Analista Económico

Valorar noticia

Comentarios